21/10/14

Manifest sobre la situació real del barri i el Consorci

La Plataforma d'Entitats, Veïns i Veïnes del barri de la Mina publica un manifest sobre la situació del barri i el Consorci de la Mina a octubre del 2014.
En aquest manifest (i el document annex amb la justificació) una lectura crítica del procés i els resultats del Pla de Transformació del barri, alhora que fem una demanda clara a l'Ajuntament de Sant Adrià i el Consorci del barri de La Mina.
L'entitat que ha seguit acuradament tot el procés de Transformació del barri, davant la situació actual del Consorci de la Mina,
MANIFESTA
  • Que ens trobem ara amb un Consorci prorrogat i sense recursos per complir els acords.
  • Amb greus incompliments dels Plans de Transformació Urbanístics pactats amb veïns i veïnes.
  • Amb uns talls verticals de Mart i Llevant que no es faran.
  • Amb uns passos de connexió entre blocs que no s'han fet i que mantenen uns túnels molt problemàtics i conflictius.
  • Amb la zona d'Estrelles que fa fàstic de veure com no para de degradar-se.
  • Amb un munt de solars buits, plens de rates i porqueria.
  • Amb més de 400 habitatges, destinats a esponjar el barri i generar “barreja social”, que estan acabats, però buits i vigilats “a preu d'or”, esperant tenir “una altra destinació”.
  • Amb uns plans de transformació educatius i socials de curta volada i amb manca de perspectives educatives globals i transversals. No es paren de fer estudis de “detecció de problemes”, sense publicar resultats i sense invertir en solucions. Amb temes “políticament sensibles”, mai s'ha volgut participació ciutadana. I els problemes de fons no han millorat.
  •  Amb uns projectes socioeducatius i laborals, que havien de tenir una metodologia amb clara participació veïnal, i que han estat majoritàriament “externalitzats”.
  • Amb molts dels codis incívics de certs sectors del barri que, malauradament, no han millorat gaire. Per tot això, ara estem vivint un barri trencat i desmoralitzat.
Per tot això, DEMANA a l’Ajuntament de Sant Adrià i al Consorci de la Mina, el següent:
1. Que facin algun exercici d’autocrítica dels errors que han comès en el que havia de ser el Pla
de Transformació de la Mina, i que cerquin solucions del que encara és recuperable, sobretot
a partir de prioritzar els projectes educatius, socials i participatius del barri.
2. I, en aquest moment en el que l’Ajuntament de Sant Adrià vol aprovar una nova modificació
del PERM per no haver d’enderrocar el bloc de VENUS, que s’aturi aquesta modificació i
que es cerquin noves alternatives, per evitar condemnar a un sector de la població a
l'exclusió social. Creiem que no es pot acabar el Consorci amb uns canvis tan radicalment
oposats al Pla de Transformació que havíem pactat de mutu acord.

1/10/14

SR. BELMONTE: DECIR LA VERDAD, ¿ES SER UN “MALEDUCADO”?


Dimarts, Setembre 30, 2014
Hace ya más de 14 años que, como portavoz de la Plataforma de Entidades y Vecinos de la Mina, asisto a las reuniones con los políticos para debatir y, cuando a ellos les va bien, “pactar” cuestiones que afectan al Plan de Transformación del barrio, que dirige el Consorcio.
 
Costó mucho crear el Consorcio de La Mina a causa de los intereses políticos partidistas. La cuestión se desbloqueó en el año 2000, cuando se pactó que “los temas de la Mina no serían nunca utilizados en  las luchas políticas partidistas”. Pero esa línea roja pactada se traspasó rápidamente y los vecinos tuvimos que vivir los bloqueos y frustraciones que eso iba generando.  
 
Poco antes de celebrarse el Fòrum de les Cultures del 2004, ya con el tripartito en el poder, pedimos una reunión con los dos Presidentes del Consorcio, el Alcalde Sito Canga y  la Consellera de Benestar Social, Anna Simó, porque “el Consorcio de la Mina no funcionaba bien y no había transparencia en los proyectos”. Para conseguir que el Plan de Transformación del barrio llegase a buen puerto, se pactaron unas nuevas líneas rojas que de ninguna manera se habían de traspasar, que consistían, básicamente en la necesidad de “transparencia, diálogo y negociación con los vecinos”.
 
La última reunión de ese proceso la tuvimos el pasado día 30 de julio del 20014. Estuvo presidida por la Presidenta del Consejo Ejecutivo del Consorcio, Sra Dolors Rusinés y el Vicepresidente del Consorcio y Concejal de Educación del Ayuntamiento de Sant Adrià, Sr. Gregorio Belmonte. El objetivo era negociar una salida digna a la penosa situación que padecen los vecinos del bloque de Venus, que son las víctimas del desastre social al que nos ha llevado la gestión del  Plan de Transformación de la Mina. Porque ahora resulta que los vecinos de Venus, no se pueden trasladar a los nuevos pisos sociales (que el Consorcio los tienen “cerrados i bien vigilados”) porque no disponen de suficientes recursos económicos y nadie se los facilita. Eso ya no es cruzar las líneas rojas como siempre han ido haciendo. Eso es pervertir los objetivos básicos sociales del PTM, en función de sus intereses económicos.
 
Empezó la reunión. Primero les dieron la palabra a los vecinos de Venus y al abogado que les defendía. Después hablé yo para contextualizar su petición, absolutamente coherente, con los objetivos básicos del Plan de Transformación, que se creó para que  el barrio de la Mina pasase “de la marginalidad a la normalidad ciudadana”. Para conseguir esos objetivos pactamos el 2004 con Sito Canga y Anna Simó que no se traspasarían las líneas rojas de las que antes he hablado. Mi argumentación era demostrar que todas aquellas líneas rojas, en mayor o menor grado “todas se habían traspasado”, y que es por eso, que a un montón de vecinos se les condena injustamente a hacer el camino inverso: “de la normalidad ciudadana a la nueva marginalidad”.
 
Cuando terminé, tomó la palabra el Vicepresidente del Consorcio, el Sr. Gregorio Belmonte, que iba repitiendo lo que siempre dice, “que el Consorcio es un modelo de transparencia, que el problema es que no hay dinero, etc., etc. Mientras él hablaba, el abogado le interrumpió para matizarle unos datos que estaba dando. La respuesta de del Concejal  de Educación fue tajante. Le dijo textualmente: “Oye, no me interrumpas, porque yo no te he interrumpido cuando tú hablabas; y, además, no me chulees”. Entonces, siguiendo con su discurso, a parte de no rebatir ninguno de los argumentos que yo había expuesto, se dirigió a mí y me dijo textualmente, entre otras lindezas, “y tú eres un maleducado”.
 
Yo no le contesté, porque, a parte que eso sea verdad o mentira, era una provocación. ¿Se le “calentó la boca” o buscó la bronca como estrategia para no tener que contestar nuestros argumentos?. No lo sé. La verdad es que “el posible clima de negociación” se rompió. Es evidente que con ese espíritu de diálogo de algunos de nuestros políticos no vamos a ninguna parte. En catalán tenemos una frase hecha que dice “Potser que s’ho facin mirar!”.
 
Me pregunto si llegará algún día en que nuestros dirigentes políticos hagan alguna autocrítica de sus malas actuaciones, pidan perdón a los que han perjudicado y se dediquen, democráticamente, a escuchar a los ciudadanos, incluidos a los que no les hacen la rosca.
 
Acabo este escrito con una cita de mi admirado Antonio Machado que dice: “Es propio de mentes estrechas embestir contra aquello que no les cabe en la cabeza o que traspasa sus intereses”.
 
Josep Maria Monferrer Celades